Durante su oportunidad a la voz en el marco de la inauguración de la 34 edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL Guadalajara), posterior a la entrega del Premio FIL en Lenguas Romances a la escritora portuguesa Lídia Jorge, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, dijo que los libros establecen puentes emocionales y generan nuevas interpretaciones del mundo.

“Los libros hacen que las mentiras tengan fecha de caducidad. Dentro de ellos yacen las ideas que pueden derrumbar el engaño. Y eso, precisamente eso, enfurece a los totalitarios, a los identitarios, a los fundamentalistas, a los que quieren abrir las heridas de un pasado que nos duele para convertir el odio de las personas en capital político. Por eso, cuando los liberales —entrecomilló esta palabra— que pretenden reconstruir a la nación con guías morales le dicen a la FIL conservadora, lo único que hay que hacer es sonreír ante lo ridículo”, declaró en una ceremonia encabezada por el presidente y la directora del encuentro literario, Raúl Padilla López y Marisol Schulz.

“En la historia podemos encontrar casos de censura que van desde las descalificaciones hasta la quema de libros. Por eso la literatura nos permite distinguir entre ideologías totalitarias y formas de pensamiento que nos liberan. La literatura nos conecta y nos hace abandonar las categorías cerradas de lo correcto y lo incorrecto, de las izquierdas y las derechas, de los de aquí y los de allá. La literatura es, en sí misma, un acto de emancipación”, expuso.

Destacó a la FIL como un espacio libre y abierto en el que se escuchan las voces más disímbolas.

“En estos tiempos aciagos en los que lo peor de nuestro pasado aparece todos los días, muy temprano, disfrazado de futuro prometedor, en tiempos en los que los dichos valen más que los datos; en los que la verdad y la mentira se confunden; tiempos en los que el libro, la ciencia y la academia son ignorados, atacados y desplazados por dogmas de fe, estamos obligados a dar una batalla por la defensa de las ideas y de la razón. Eso representa también la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, una caja de resonancia que no se puede silenciar, un espacio para la libertad que nos corresponde a todos defender”, concluyó antes de dar por iniciada la edición virtual de este encuentro editorial.

Destacó que Guadalajara será Capital Mundial del Libro 2022 por designación de la Unesco, además de la entrega del Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades para la FIL Guadalajara.