Un hombre y una mujer se encuentran en una estación de tren. Al verse por primera vez son unos perfectos desconocidos, pero con el tiempo, una puerta se abrirá para que puedan dejar atrás su pasado y lanzarse hacia el futuro. Esta es la premisa de la obra Los amantes en la vía, que se presenta en el teatro La Capilla.

El director y dramaturgo de la puesta en escena, Tony Ortiz, nos cuenta que la obra surgió hace cuatro años como un encargo de una fundación llamada De la A a la Z y de la Universidad Veracruzana: “Decidí escribir esta comedia romántica que involucra trenes, una coreografía de tango, y que habla un poco sobre el amor y sobre lo que puede suceder con dos personas que se encuentran cada año en una estación de trenes”.

Ella, personaje interpretado por Itzel Díaz, es una mujer que está huyendo de una relación que implica violencia intrafamiliar. Está buscando salir de ese círculo vicioso y en ese momento se encuentra con el personaje masculino. Y ambos ven la posibilidad de una historia amorosa, que puede resultar mejor de la que ella trae arrastrando. Él (Tony Ortiz) es un jugador de cartas que se la pasa en la cantina y a quien siempre le ha ido mal en la vida; siempre ha perdido todo.

“En medio de la soledad y de ‘cosas malas’ ambos encuentran un poco de esperanza. Cuando comienza la obra, es el cuarto año que se encuentran en la estación. Los tres primeros años no se atrevieron a dirigirse la palabra. Y en este cuarto año deciden hablarse por primera vez y se cuentan sus historias. Al final, veremos si llega a haber algo, si concretan antes de que el tren vuelva a llegar. Si llega y no se suben, habrán perdido la oportunidad”, comenta Tony.

El director nos comenta que establecer la obra en una estación de tren ayudaba a generar una atmósfera de añoranza: “Buscaba un lugar que pudiera significar irse o quedarse. En un viaje no sabemos qué nos va a deparar, no sabemos qué pasará cuando bajemos del autobús, el avión o el tren... Esa situación servía para la obra. También funcionaba que los personajes tuvieran duda de si subían juntos o si iba uno antes que el otro, y ninguno se subía”.

La escenografía de la obra es una propuesta minimalista. El espacio consta de una banca y un reloj, y es una estación no muy concurrida.

“Así que sólo se encuentran los dos, y pueden hablar con mucha confianza el uno con el otro. Los personajes experimentan muchas emociones, ser ríen mucho y la situación nos lleva a muchos momentos que van desde la lágrima a la risa”, agregó Tony.

El texto de Los amantes en la vía fue publicado en el número 123 de la revista Tramoya de la Universidad Veracruzana y la puesta en escena fue estrenada en Xalapa, Veracruz; cuenta con 52 representaciones desde entonces y esta es la segunda ocasión que se presenta en la Ciudad de México.

Los amantes en la vía se presenta todos los sábados de julio en la Sala Novo del Teatro La Capilla (Madrid 13, Colonia del Carmen, Coyoacán).

@faustoponce