Basada en los relatos del psiquiatra y novelista Irvin D. Yalom, la puesta en escena Obsesión abrió temporada el 6 de octubre y se presentará hasta el 21 de noviembre en el Foro Lucerna. La puesta en escena es dirigida por Enrique Singer y estelarizada por Marina de Tavira, Arturo Ríos y Leonardo Ortiz Gris, con texto de Ximena Escalante.

El libro de Yalom lleva por título Verdugo del amor: Historias de psicoterapia, y es un compendio de diversos relatos relacionados con las sesiones terapéuticas de Yalom. Obsesión basada en el relato que da nombre al libro (Verdugo del amor o en inglés Love’s Executioner), cuenta la historia de una mujer con depresión profunda y tendencias suicidas, quien se encuentra enganchada en una obsesión erótica por un hombre más joven que ella, quien es su psicoanalista.

La actriz Marina de Tavira, quien interpreta a la susodicha paciente, profundiza sobre la esencia de la obra: “El verdugo es el psicoanalista: un alter ego de Yalom, que debe matar el amor que está dentro de ella. Para Freud había que matar al padre, para Yalom hay que matar a un amor destructivo, una pasión destructiva no correspondida, que la mujer de la historia mantiene durante ocho años sin siquiera estar en contacto con la persona amada. Hay que cortar ese amor de raíz y arrancarlo”.

“La protagonista es una mujer que establece una relación con un hombre más joven, pero ella es una mujer con depresión… con vida sexual nula, en un matrimonio desdichado. No hay vida amorosa ni erótica. El encuentro con este hombre le despierta su erotismo y sexualidad, lo cual es un renacer muy bueno para ella; sin embargo, ella es verdugo de él… porque él es un chavo que está empezando su carrera y de pronto se topa con este caballo desbocado y acaba siendo víctima”.

A Marina le gusta que su personaje sea una mujer que vaya hasta las últimas consecuencias, a pesar de que eso implique también ir en contra de su salud mental y emocional: “Es una mujer inteligente, que si no fuera porque está deprimida y porque está en un mal matrimonio, tendría mucho potencial. Esta mujer podría ser una gran psicoanalista, pero acaba siendo adicta, si no estuviera encerrada tendría mucho que hacer y mucho que dar”.

Parte del problema central de la obra, más allá del amor enfermizo, se relaciona con el sentido de la vida: Una vez superada la tristeza y la patología. ¿Qué queda y qué hacemos eso? Es la pregunta que lanza al final Ximena. ¿Cuál es el sentido de la vida? Hay que descubrirlo. Venimos a hacer algo más que tener una relación amorosa. Puede ser el trabajo, pero eso es muy amplio… Uno tiene que sentirse creativo y eso es lo que da el sentido”, concluye la actriz.

Obsesión, producida por Petit Comité e Incidente Teatro se presentará los viernes a las 8 de la noche, sábados a las 6 y 8 de la noche y domingos a las 5:45 de la tarde en el Foro Lucerna, ubicado dentro del teatro Milán, en Lucerna 64, colonia Juárez, CDMX.

@faustoponce