Hacia dónde Va la Ciencia en México es el nombre que se le da a la primera colección de libros que, dicho por Enrique Cabrero Mendoza, director general del Conacyt, representan una hoja de ruta clara hacia el futuro de la ciencia en nuestro país para los próximos años.

Y es que este trabajo que hoy puede ser consultado y que consiste en 19 ejemplares impresos, los cuales precisan temas de atención a nivel nacional, representa un largo camino que comenzó en el 2013 con la idea de clarificar ¿cuál puede ser la participación real de México para el mundo en el plano de la ciencia?

En él colaboraron los sectores empresarial, académico y sociedad civil, alrededor de 1,000 científicos expertos de más de 30 áreas del conocimiento, tales como ciencias naturales, sociales e ingenierías. La batuta estuvo a cargo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) y el Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República (CCC). En una primera fase, se llevaron a cabo 96 mesas redondas con cerca de 500 especialistas.

El doctor Jorge Flores Valdés, coordinador general del CCC, apuntó que la primera fase del proyecto consistió en encontrar los nichos de la ciencia donde México puede contribuir, desde tres perspectivas: la académica, sectorial y tecnológica.

Posteriormente, se organizaron las publicaciones que hoy dan vida a esta colección, para continuar con la realización de reuniones y seminarios por parte de científicos en áreas de física, ingeniería, salud mental y adicciones, ciencias sociales, agrociencias y telecomunicaciones, y así definir de manera clara, hacia dónde se deben dirigir las investigaciones científicas en México.

Este trabajó culminó con un resumen ejecutivo que será entregado y puede ser consultado por los tomadores de decisiones en nuestro país y para el análisis y evaluación del gobierno federal, pues en él se detallan las áreas del conocimiento y sus ramas, así como el tipo de proyectos y prospectiva de hacia dónde ir y qué infraestructura o apoyos se requerirán para los próximos años.

El recién inaugurado auditorio Eugenio Méndez Docurro, en homenaje al primer director de la institución, quien recién falleció y estuvo incluido en nuestro recuento de las mentes brillantes que se apagaron en el 2015, fue la sede para este lanzamiento, que dicho por Cabrero, es un esfuerzo de diálogo, generando una política de ciencia y tecnología que escucha y atiende a las voces del mundo académico .

Agregó que no siempre es fácil integrar las distintas visiones; esta colección de libros es un trabajo incluyente con resultados que hoy podemos leer y compartir.

Por su parte, Jaime Urrutia Fucugauchi, presidente de la AMC, insistió en que estos libros representan uno de los logros más fuertes de la alianza tripartita y que debe continuar. Este proyecto es sólo una pequeña parte de la amplia problemática; debemos seguir generando nuevas propuestas, ideas, iniciativas y diálogos. Ahora nuestra tarea será cumplir con 30 libros y realizar su versión digital, la cual tendrá un formato de lectura y contará con ligas activas para que se pueda compartir, leer y contar con críticas y opiniones que la retroalimenten , dijo.

Temas para reflexionar ?y proponer

Aquí la lista de algunos temas prioritarios donde encontramos nichos y propuestas en los que la ciencia mexicana puede florecer de manera importante , dijo Flores Valdés:

1. Astronomía y astrofísica

2. Investigación jurídica

3. Migración y desarrollo

4. Ingeniería

5. Ciencias sociales y políticas públicas

6. Ciencias químicas

7. Seguridad alimentaria

8. Sociedad, salud y alimentación

9. Desarrollo energético

10. Historia, lingüística y antropología

11. Ética, filosofía y ciencias sociales

12. Salud mental y adicciones

13. Humanidades y ciencias sociales

14. Desafíos para la salud pública

15. Ecosistemas, plagas y cambio climático

16. Investigación en telecomunicaciones

[email protected]