Era uno de los rumores del mercado del arte más extendidos en los últimos meses y se ha confirmado.

En 2011, poco antes de su muerte, el empresario griego George Embiricos vendió el lienzo Los jugadores de cartas de Paul Cézanne a un inversor desconocido. Hoy se ha conocido que el comprador fue la familia real de Qatar y el precio, 250 millones de dólares, unos 191 millones de euros, según ha desvelado Vanity Fair.

Con esta compra, el cuadro de Cézanne se convierte en el más caro del mundo y se sitúa por delante de Desnudo, hojas verdes y busto, que se subastó en 2010 por 81,9 millones de euros.

En los últimos años, el emirato de Qatar ha ido ganando peso en el mercado del arte y según la revista The Art Newspaper se convirtió en el primer comprador de arte durante el año pasado.

En alianza informativa con CincoDías.com

apr