Este miércoles se celebrará un simposio académico para presentar los trabajos de exploración e investigación realizados por el proyecto Gran Acuífero Maya (GAM), en la península de Yucatán, durante los últimos dos años, con el cual se conmemoran los 80 años del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y los 60 años del hallazgo del cenote de Balankanché, en Chichén Itzá.

En el Primer Coloquio de Arqueología del Gran Acuífero Maya participarán William J. Folan, último sobreviviente de la primera exploración en 1959, quien junto con su colega George Stuart (1935–2014), será homenajeado durante el encuentro, confirmó el director del GAM, Guillermo de Anda.

Además, en el encuentro también participarán James Brady, padre de la disciplina de las cuevas mayas; la doctora Mercedes de la Garza y Arturo Bayona, que hablará de aspectos biológicos relacionados con todos los contextos arqueológicos y cómo afectan e impactan en el medio ambiente, además de la presencia del director de arqueología de National Geographic Society, Fredrik T. Hiebert. El miércoles 20 de noviembre a las 4 de la tarde en el Alcázar del Castillo de Chapultepec, Museo Nacional de Historia, se llevará a cabo una serie de conferencias magistrales dirigida al público en general. En entrevista, el arqueólogo Guillermo de Anda, director del Gran Acuífero Maya, de la Coordinación Nacional de Arqueología del INAH, expresó la importancia de difundir el conocimiento que esconden las aguas de la península.

“Éste será un evento de divulgación en el que estarán colegas de la arqueología, estudiantes, pero en general se trata de difundir la información la arqueología de los contextos subterráneos en la Península de Yucatán, la importancia de la arqueología del gran acuífero maya que es esta enorme porción de agua debajo de la tierra, estos grandes sitios arqueológicos que no se perciben, que no los percibe el público en general porque se necesita equipo especial para entrar ahí y lo que tratamos de hacer es llegar a la gente para mostrarles todo esto”, expresó.

“En algunos casos son construcciones y otros son depósitos de ofrendas, en algunos otros son depósitos, que quedan ahí de forma accidental como los animales que puedan estar ahí atrapados en la edad del hielo”.

“Estamos haciendo una reconstrucción histórica a través de un enorme periodo de tiempo, más de 10,000 años, lo cual nos está ayudando a entender el desarrollo humano de la zona, si no también la biogeografía de la zona, tanto por los restos animales, vegetales, de vida que dependió de esto hace miles de años, también nos lleva a la civilización maya, nos lleva a arqueologías coloniales, e incluso modernas, por así decirlo, es todo un proceso de paso a través de este túnel del tiempo, en donde vamos encontrando una serie de elementos arqueológicos, materiales que nos van explicando qué es lo que ha sucedido a través del tiempo”, finalizó.

El Gran Acuífero Maya es un proyecto multidisciplinario con apoyo del INAH y National Geographic, cuyas investigaciones presenta un documental de TV UNAM que ha merecido siete nominaciones a los premios Pantalla de Cristal 2019, entre ellas por Mejor Documental y Mejor Fotografía. Será estrenado el próximo viernes 29 de noviembre, a las 7:30 de la tarde, con una repetición a las 4:30 de la tarde del sábado 1 de diciembre.

[email protected]