Donald Trump enfrenta una intensa ola de protestas masivas tras su controvertido decreto de cerrar las fronteras de Estados Unidos a los refugiados y ciudadanos de siete países, en su mayoría musulmana, además de críticas y la condena internacional hacia la medida.