En el Palacio de Bellas Artes, con la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) y cuatro estrenos mundiales de compositores mexicanos empieza el Foro Internacional de Música Nueva Manuel Enríquez este viernes 3 de junio.

La OSN, bajo la batuta de José Luis Castillo, interpretará The visible Spectrum, de Tonalli Magaña; Canciones de la estrella imbécil, de Jorge Torres Sáenz; luego del intermedio vendrán Sator Arepo Tenet Opera Rotas de José Julio Díaz Infante y Ciclo de vida y muerte de Leonardo Coral.

Las obras

El trabajo de Tonalli Magaña Guzmán (México, 1979), incluye música para cine independiente, video documental, multimedia, así como obras para artes escénicas y, más recientemente, música académica.

Respecto a la obra que se estrenará en el foro The Visible Spectrum (2010), explica: El cielo es azul porque nuestra atmósfera distribuye luz y la longitud de onda más corta --el azul-- es la que se distribuye más. Pareciera que el cielo entero está iluminado por una luz azul, pero el hecho es que esta luz proviene del sol. Las ondas más largas como las correspondientes al rojo y al naranja, se mueven directamente a través de la atmósfera. Estas son las responsables de que el sol tenga la apariencia de una bola blanca brillante que contiene todos los colores del espectro visible. Curiosamente el espectro visible sólo cubre el rango de una octava.

Mientras que la obra de Jorge Torres Sáenz (México, 1968), denota la influencia de estéticas musicales no occidentales, especialmente del arte japonés e indio, así como de ciertas técnicas ancestrales de la poesía y la pintura chinas. Torres ha incursionado en géneros diversos: música de cámara, orquestal, coreográfica, vocal y drama escénico. Para Canciones de la estrella imbécil (2008), llevar un texto al tiempo y espacio musicales implica una intervención en la naturaleza íntima del poema.

El compositor interpreta, relee los textos, los interviene conformándolos en una entidad distinta –superior en complejidad morfológica al poema o a la música aisladas– proveyéndoles de un espacio de cohabitación. Sin embargo, en el tratamiento que he dado a los textos de esta obra, he querido ir aún más allá, llegando incluso a de-construirlos .

José Julio Díaz Infante (México, 1973) ha desarrollado su carrera en los ámbitos de la composición y la pedagogía musical; su obra Sator Arepo Tenet Opera Rotas (2010), es uno de los más intrigantes cuadrados mágicos, no se sabe a ciencia cierta su significado, pero desde su más antigua aparición, en las ruinas de Pompeya, ha sido asociado con la agricultura y la arquitectura. Una posible traducción sería: El creador mantiene su obra en movimiento . La obra constituye una exploración sonora derivada de las características de este palíndromo cuádruple; horizontalmente, cada una de las líneas corresponde a una familia instrumental y, verticalmente, representa las cinco secciones de la obra.

Finalmente tocará turno a Leonardo Coral (México, 1962), quien estudió con Federico Ibarra en la Escuela Nacional de Música (ENM). Se graduó con mención honorífica. Su tesis de maestría en la UNAM, asesorada por María Granillo, consiste en el ballet sinfónico Ciclo de vida y muerte. Ha compuesto más de 100 obras y se han ejecutado en México, Europa, Estados Unidos, Asia, Australia y Latinoamérica.

Su Ciclo de vida y muerte (2009) se basa en un relato simbólico, imaginado por mí, a partir de la noción mítica del eterno retorno de lo idéntico. Represento esta idea por medio de seis escenas con imágenes arquetípicas recurrentes en el ser humano: I. El caos, II. La primera pareja, III. La colectividad ritual, IV. La disputa, V. El espíritu de la noche, VI. Rito del resurgimiento.

Las seis escenas, en su conjunto, constituyen una forma cíclica que comienza en la escena I, y finaliza en la escena V. La escena VI es el inicio de un nuevo ciclo. En su construcción hay elementos recurrentes y contrastantes que se articulan integralmente en la forma total .