A pesar del entono endeble que vive el comercio exterior del país, la economía jalisciense presenta fortaleza en sus exportaciones.