Dos meses antes de que la autoridad investigadora de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) resolviera imputar a Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE) por prácticas anticompetitivas, la empresa de Alejandro Soberón hizo la solicitud del beneficio de dispensa a cambio de comprometerse a realizar acciones que restauren la competencia en el mercado de boletaje.

Con esto, la Cofece cerró anticipadamente la investigación sobre el gigante del entretenimiento en vivo, sin embargo, estarán atentos, y de no cumplir con sus compromisos, automáticamente serian multados con hasta 8% de sus ingresos.

Alejandra Palacios Prieto, presidenta de la Comisión Federal de Competencia Económica, habló del tema para El Economista.

—¿La Cofece no tuvo miedo de enfrentar a la empresa de Alejandro Soberón?

—No, no, la verdad no. El análisis no era sobre si es una empresa grande o pequeña; un monopolio o un oligopolio; esto es sobre una conducta, y esta empresa estaba usando su poder para generar ventajas exclusivas para su boletera y para desplazar a otros competidores, y eso es lo que se cerró.

—¿Faltaba mucho para que la investigación cerrara?

—No, ya estaba en el quinto periodo. En un par de meses, la autoridad investigadora hubiera determinado lo conducente. De hecho, una vez terminada la investigación ya no se aceptan los compromisos.

—¿Y cómo se entera CIE de que ya va a terminar la investigación?

—La comisión hace público el inicio de la investigación y cada vez que hay una ampliación se da a conocer.

—¿Grupo CIE no es un monopolio?

—No estábamos analizando si era un monopolio o no. Lo que estábamos analizando era la realización de prácticas monopólicas, o sea de conductas anticompetitivas que podrían desplazar a competidores de CIE, en específico en el mercado de boletaje.

Digamos que, a través de acciones, CIE pudiera haber indebidamente desplazado o dar ventajas exclusivas a sus empresas. Es decir, no nos estábamos pronunciando en el tema de la participación de mercado de CIE. Con la presencia que tiene en el mercado, sí estaba abusando de ese tamaño para desplazar a otros del mercado.

—¿Encontraron indicios de prácticas anticompetitivas?

—No llegamos a imputarle nada porque se cierra de manera anticipada el expediente. Lo que sí decimos es que la investigación sí encontró ciertos indicios de conductas de algunas empresas de grupo CIE que posiblemente hayan desplazado a algunos de sus competidores.

No lo digo categóricamente porque para demostrarlo hubiéramos tenido que imputar y CIE se hubiera tenido que defender. Pero antes de que llegáramos a cualquier imputación, ellos se acercaron a nosotros, presentaron compromisos y se cerró el expediente de manera anticipada.

—¿Qué encontró Cofece?

—Indicios que suponían la existencia de contratos celebrados por empresas ligadas a CIE con diversos centros de espectáculo y promotores, ajenos a su Grupo, en los que se establecía que ellos serían los prestadores exclusivos del servicio de boletaje, así como diversas cláusulas que reforzaban dicha exclusividad.

—¿El beneficio de dispensa se utiliza mucho?

—Las empresas lo pueden solicitar una vez cada cinco años. Es decir, si el día de mañana se abre otra investigación contra el grupo por abuso de poder; la empresa (CIE) ya no podría hacer uso de esta dispensa.

—¿Cofece cumplió con su trabajo?

—El mandato de la Comisión es proteger la competencia en los mercados. En este caso, lo que teníamos eran indicios de usar el poder del mercado para indebidamente desplazar a competidores, y teníamos que resolver eso que estábamos viendo; en ese sentido, sí consideramos que estamos cumpliendo con proteger la competencia en el mercado. Si nosotros no creyéramos que esto resuelve el problema que estábamos analizando... no lo hubiéramos aceptado.

—¿CIE cambió cuando iniciaron las investigaciones?

—Creo que las conductas de las empresas cambian cuando abres una investigación.

Generas incentivos para que las empresas dejen de hacer la práctica que anuncias que estás investigando. Y si Ticketmaster dejó de hacerlo desde hace tiempo a lo mejor fue por el inicio de la investigación. Pero aquí hay un compromiso de eliminar los contratos que tiene y no hacer nuevos en 10 años, y la idea es que puedan crecer las otras compañías de venta de boletos en el país.

—¿Qué le dirías a esas otras empresas que durante años se toparon con este problema?

—Cualquier empresa que vaya a un recinto que no sea propiedad CIE, y le digan que no pueden ofrecer su servicio porque tiene una exclusividad con Ticketmaster, sabe que puede venir a denunciar a la Comisión de Competencia y automáticamente habría sanciones, pero también tendrá que competir con Ticketmaster.

vgutierrez@eleconomista.com.mx