Este año la Ciudad de México sí tendrá un desfile de Día de Muertos.

Sucederá el próximo 31 de octubre con la participación de más de mil personas entre músicos, bailarines acróbatas, elementos de producción y voluntarios, así como cuatro estrellas musicales que harán posible un desfile de un kilómetro de longitud integrado por 10 carros alegóricos y 29 props empujables que harán un recorrido por casi nueve kilómetros de longitud desde la plancha del Zócalo capitalino hasta Campo Marte.

Así se anunció este lunes en una conferencia encabezada por la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, y la secretaria de Cultura capitalina, Vannesa Bohórquez López.

“A la ofrenda esta vez le quitamos el nombre de monumental porque será ocupada por las 16 alcaldías, tendrán una representación a manera de ciudad, de acuerdo a cómo están ubicadas, así estará distribuida cada una de esas ofrendas. Además, algo que nos llena de orgullo, cada una estará hecha por los artistas de las FAROS y los PILARES”, dijo Bohórquez.

Asimismo, sobre el Paseo de la Reforma se montarán exposiciones de cráneos y de catrinas de gran formato intervenidos por artistas distintos.

Por si fuera poco, el Corredor Cultural del Centro Histórico, compartió Bohórquez López, será sede del Festival del Pan de Muerto y Chocolate. A la par, en la Plaza de la Constitución el Salón Los Ángeles colaborará para la instalación de actividades danzoneras con música de orquesta.

En Plaza Manuel Tolsá se montará una ofrenda interactiva dedicada a todas las personas que han sido víctimas de Covid-19.

Gran parte de los montajes por las fechas de Día de Muertos permanecerán disponibles hasta el 2 de noviembre. Se extremarán medidas para garantizar las condiciones sanitarias adecuadas.

ricardo.quiroga@eleconomista.mx

rrg