El mundo es como una función de permanencia voluntaria: cuando acaba, vuelve a empezar. Nos gusta imaginar el fin de los tiempos, dicen, porque no queremos imaginar al mundo continuando sin nosotros. Como sea, el fin ha sido muchas veces imaginado en la literatura y por supuesto, en el cine. Aquí cinco cintas para vivir el último día del mundo tal cual lo conocemos…Y luego volver a atestiguar su comienzo.

Melancolía. Lars von Trier, 2011.

Si alguien cree que la humanidad merece desaparecer, ese es el danés von Trier. Ha dedicado su filmografía a denunciar los rincones más oscuros de las personas. Melancolía es algo así como la summa daemoniaca según Von Trier: una horrible familia celebra una boda mientras el cataclismo fatal llega. Y la verdad, uno siente que la humanidad se lo ganó.

El fin del mundo. August Blom, 1916.

Incluso cuando el cine era apenas una curiosidad de circo ya había una cinta sobre el fin del mundo. Llamada simplemente El fin de los tiempos, la cinta es una de las iniciadoras del cine de ciencia ficción. Un cometa pasa muy cerca de la Tierra y causa desastres naturales.

Señales. M. Night Shyamalan, 2002.

Hubo un momento en que Shyamalan tuvo buenas ideas. Una de ellas fue mezclar el cine de extraterrestres con el drama familiar. El resultado es una cinta sentimental, pero también inquietante.

Roma, ciudad abierta. Roberto Rossellini, 1945.

La guerra es sólo una forma del fin del mundo. Especialmente si esa guerra fue la Segunda Guerra Mundial, y si ocurría en Europa. Rossellini, nada más acabada la guerra, salió con su cámara y uso la ficción para contar la muy real historia de los sobrevivientes de la resistencia italiana. La Ciudad Eterna con todo su esplendor reducido a escombros. Demoledora.

Neon Genesis Evangelion. Hideaki Anno, 1995-1999 y 2012.

No es sólo una película, es toda una obra de arte en varios soportes: cómic, serie televisiva y cine. Después de que un meteorito gigantesco impactará la Tierra, borrando a la mitad de la población, una agencia ultrasecreta ha desarrollado un plan para salvar a los que quedan.

Todo está en manos de unos pilotos adolescentes que deben luchar contra… Ángeles enviados por Dios para acabar con los restos de la humanidad. Para volver a empezar.

El cavernícola. Carl Gottileb, 1981.

El fin del mundo, si alguien sobrevive, seguro se parecerá mucho al mero principio. Entrenémonos con Atouk, el adorable cavernícola interpretado por Ringo Starr. Si Atouk pudo conseguir a la chica y pudo conseguir drogas, rock y diversión con sólo gruñir, también podemos hacerlo nosotros.