El comercio es el segundo sector más importante de la actividad económica del país, detrás del conjunto manufacturero, por lo que la pérdida de ritmo al inicio del año prende los focos rojos.