Después de casi 20 años, las Chivas rayadas del Guadalajara pudieron probar las mieles de un título en casa. No fue Liga sino Copa MX. Los penales definieron al nuevo campeón, con el portero Miguel Jiménez como el héroe de la noche, ya que atajó tres disparos desde los once pasos.