En Shenyang y Changchun, capitales respectivas de las provincias de Liaoning y Jilin, una espesa niebla contaminante de color grisáceo obstaculizaba la visibilidad, la municipalidad de Shenyang dijo que este fenómeno se debía sobre todo al arranque del sistema de calefacción en la ciudad, principalmente alimentada con carbón.