Al cobijo de ceibas centenarias, las huellas del jaguar trazan un sendero que, bordeado por ?monos saraguatos, tucanes y guacamayas, descubre los misterios de la Selva Lacandona.