La tormenta de este miércoles causó estragos principalmente en las delegaciones Miguel Hidalgo y Azcapotzalco, debido a que la Ciudad de México se encuentra en una cuenca natural, por lo que la lluvia sigue su cauce al depositarse en las zonas más bajas. El caos fue tal que hubo cortes a la circulación, al transporte público y algunos autos quedaron atrapados bajo el agua.