El Servicio de Administración Tributaria (SAT) reconoció el cambio de género de una contribuyente gracias a la ayuda que recibió de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon).

El ombudsman fiscal, a cargo de Diana Bernal, indicó que logró que el órgano recaudador reconociera, para efectos fiscales, el cambio de género de la contribuyente, la cual acudió a la Prodecon a presentar una queja contra el SAT, a cargo de Osvaldo Santín.

“La pagadora de impuestos acudió ante el ombudsman fiscal a presentar una queja en contra de la autoridad fiscal, debido a que ésta no le expedía su Firma Electrónica y el certificado de sello digital, a pesar de que contaba con el RFC a su nombre”, informó la Prodecon.

Lo anterior sucedió debido a que, al tomar el registro de los datos biométricos de la causante, el SAT observó que la información se encontraba vinculada con una persona del género masculino, con un RFC distinto al que presentó la contribuyente.

La Prodecon indicó que la contribuyente, al acudir a ellos, argumentó que previamente había realizado el trámite de reconocimiento de identidad de género de masculino a femenino ante el Registro Civil del entonces Distrito Federal, ahora Ciudad de México. Luego de este trámite burocrático, la contribuyente obtuvo una nueva acta de nacimiento en donde se le reconocía como mujer.

“La Prodecon realizó gestiones con la autoridad fiscal involucrada, en donde hizo notar que el cambio de género se realizó conforme a la ley, por lo que debía ser considerado, sin reserva alguna, para efectos fiscales”, explicó la procuraduría.

En consecuencia, el SAT reconocía la situación y procedió a cancelar el RFC original para, de esta manera, expedir su nueva firma electrónica y el certificado de sello digital a la pagadora de impuestos.

Por su parte, la Prodecon refrendó su compromiso con la comunidad LGBTI+ y aseguró que los derechos de quienes la integran  deben ser reconocidos para efectos fiscales.