El viernes pasado, el diestro bailarín jalisciense Isaac Hernández, titular del Ballet Nacional de Inglaterra y fundador de la plataforma Despertares, realizó una visita exprés a la Ciudad de México para concretar la firma del acta constitutiva para la creación de la Federación de Industrias Creativas México junto con las socias fundadoras Emilia Hernández, productora ejecutiva de Despertares, y la mecenas Marie Thérèse Hermand de Arango, también presidenta y fundadora vitalicia de la Asociación de Amigos del Museo de Arte Popular.

Con esta constitución, la Federación se compromete a marcar un antes y un después en el mapa de las industrias creativas no sólo en el país sino en la región y de cara a las potencias culturales del resto del mundo. En ese contexto, El Economista conversó con Emilia Hernández para conocer de primera mano los objetivos y primeros pasos de la iniciativa.

“Nos interesa ser un puente y una conexión con otras industrias creativas en el mundo y estar en posibilidad de ofrecer una plataforma de oportunidades a los creadores de las distintas áreas en nuestro país. Para que se puedan hacer producciones sustentables, es necesario que exista un mecenazgo sustentable. Nuestro proyecto es bastante ambicioso, tenemos la intención de hacerlo con los más altos estándares, algo que no se haya hecho antes en México”, explicó.

Asegura que, por la experiencia como promotores culturales, así como las peripecias personales del ganador del Benois de la Danse, se han constatado las carencias en los distintos gremios creativos para concretar proyectos artísticos, muchas veces a causa de procesos burocráticos engorrosos que terminan asfixiando las aspiraciones de los creativos o bien, por los apoyos de privados que resultan insuficientes por temor al escaso retorno de la inversión.

“Hay que instaurar un ciclo de inversión en el que no todos los proyectos dependan del subsidio público, sino que haya inversión privada; que, una vez que se lleven a cabo estas producciones, sean redituables para el artista, los productores y el país. Y sí, nos interesa que la Iniciativa Privada tenga la motivación de invertir en creativos en México y que tenga resultados de inversión”.

Sin embargo, destaca que, para hacer este proyecto posible, es necesario no dejar de lado la obligación natural del Estado, sobre todo, en la promoción de políticas públicas como la aprobación de una ley federal de mecenazgo que permita que muchas más áreas de la economía se sumen con una garantía de beneficios a partir del financiamiento de proyectos creativos.

El mismo Isaac Hernández ha promovido esta la ley de mecenazgo. El año pasado, el bailarín se reunió con la secretaria de Cultura federal, Alejandra Frausto Guerrero, no solamente para negociar la supervivencia de Despertares sino para proponer que se faciliten las vías para dicha iniciativa que permita, a su vez, liberar al Estado de la responsabilidad total en el subsidio de los proyectos culturales.

“Un punto esencial (en la ley) deberían ser los incentivos fiscales para las empresas que se sumen a los proyectos, pero que también los beneficios sean meritorios: que se otorguen tomando en cuenta el trabajo social que se origine. Habrá un consejo que se decantará por aquellos proyectos que cumplan con requisitos y estándares altos, para que los beneficios fiscales que entren a las empresas realmente reditúen de manera positiva en la sociedad, que coadyuven a la generación de empleo, turismo y mayor inversión. Que no sean un privilegio. Es el momento adecuado para que se sumen”.

El objetivo es que entre los meses de noviembre y diciembre del 2020 sea posible llevar a cabo la primera actividad pública de la Federación. Antes, el siguiente paso será invitar a los representantes de las disciplinas creativas del país para conformar el consejo. Una vez consolidados los convenios, será posible dar a conocer al público cuáles serán las funciones de la iniciativa, los lineamientos y de qué manera se podrá sumar al proyecto.

[email protected]