“Fortalecer la imagen del cine nacional, no como una industria que requiere un apoyo de su audiencia, sino un sector que cumple con la calidad que la audiencia exige”, es una de las propuestas de la Sección de Producción de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine).

El pasado lunes entregaron un documento en el marco de la mesa “Cine y derecho a las audiencias”, convocada por la próxima secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, y el equipo de transición de Andrés Manuel López Obrador, presidente electo.

En el documento, elaborado por la Sección Producción de Canacine, se proponen cosas como: “El cine mexicano debe considerar otras formas de difusión (plataformas) como válidas para estrenos de películas nacionales que ayude a desatorar las otras vías (cines comerciales); apoyar a los festivales de cine en el país y buscar que todos tengan una sección de muestra de cine mexicano”.

Las propuestas de la Sección de Producción de Canacine (no de la Cámara en general) continúan con que la audiencia mexicana tiene derecho a acceder a todo tipo de contenidos mexicanos, de todo género.

“La creación de circuitos alternativos de exhibición ayuda a que la audiencia tenga más oportunidades y hay que buscar la exportación del cine nacional, logrando la creación de audiencias fuera del país, tanto el apoyo en festivales, como en circuitos comerciales internacionales”.

Además, señalan en el documento (en poder de El Economista) que se debe continuar con la iniciativa de la Fiesta del Cine Mexicano, procurando que se replique fuera del país, con el apoyo de las distintas embajadas. “Mejorar e incrementar los esfuerzos de cine popular (mejorar instalaciones existentes, recapturar espacios públicos) para la formación de audiencias y buscar transparencia y reglas claras para garantías de permanencia de películas en cartelera con porcentajes mínimos de asistencia”, agrega.

[email protected]