Los paleontólogos estadounidenses pueden respirar: las reservas ricas en fósiles de dinosaurios, amputadas por el expresidente Donald Trump, están nuevamente protegidas y los esqueletos de triceratops continuarán descansando tranquilamente en Utah mientras esperan ser descubiertos.

El presidente Joe Biden revirtió el viernes una decisión de su predecesor, quien a fines de 2017 redefinió tres áreas protegidas, dos de ellas en Utah, para lograr que parte de la tierra esté disponible para usos comerciales, como la minería, a pesar de las protestas de ambientalistas y tribus indígenas y también de muchos investigadores.

Al cancelar esta medida, el actual inquilino de la Casa Blanca ha devuelto, en particular, el sitio nacional de Grand Staircase-Escalante a sus dimensiones iniciales, es decir, 7,500 km2 en lugar de 4,000.

"Grand Staircase tiene una reputación mundial", comentó a la AFP Jim Kirkland, un paleontólogo que ha explorado la región durante casi 50 años.

"Habían excluido áreas que yo había descubierto. Temí que fueran dañadas. Casi 10% de los dinosaurios conocidos en el mundo provienen de Utah", explicó Kirkland, que en la década de 1990 descubrió Utahraptor, entre otro.

Para los paleontólogos, pocas regiones del mundo se acercan a estas montañas rocosas con tonalidades ocres y rosas.

Durante el período Cretácico Superior, hace entre 100 y 66 millones de años, justo antes de la extinción masiva de los dinosaurios, se encontraron allí todo tipo de dinosaurios y mamíferos.

Huesos o carbón

La diversidad y abundancia de los huesos enterrados en la región siguen asombrando a los investigadores, así como la calidad de su conservación.

Para definir con precisión una nueva especie, unas pocas vértebras dispersas no son suficientes. Se necesitan diferentes partes del esqueleto y varios especímenes, si es posible de diferentes edades.

"En muchos "dinosaurios con pico de pato" como éste, podemos ver las marcas de la piel, las escamas. Recuperamos tejidos blandos, la queratina del pico", dijo a la AFP Joe Sertich, paleontólogo y curador del Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver, Colorado, durante una visita este verano boreal.

"La arcilla caliza y la arenisca de Grand Staircase contienen algunos de los huesos de dinosaurios mejor conservados del mundo", dijo.

Pero la tierra también es rica en recursos minerales, como el carbón. Y todo este espacio también es de interés para los ganaderos o la industria turística.

Joe Sertich cree que pueden coexistir diferentes intereses, pero clasificar la tierra como "pública" en lugar de "protegida" "expone muchos de estos posibles recursos al robo y al vandalismo o la destrucción".

"Cuando se opera una mina de carbón, (...) muchos de esos fósiles se pierden para siempre", señala.