Las empresas que contraten a personas con discapacidad obtienen beneficios fiscales y diversos apoyos empresariales.