“Les garantizo una noche hermosa con una obra que esta vez es muy diferente porque tiene una historia maravillosa, muy húngara, se van a divertir en una fiesta húngara”, comentó Emilia Kovac, representante del Ballet Nacional de Hungría Pecs, el cual se presentará en nuestra ciudad los días 19 y 20 de octubre en el Centro Cultural Teatro 1.

La compañía presentará dos obras clásicas en una misma noche: Carmen de Bizet (adaptación de R. Shchedrin) y Carmina Burana de Carl Orff. Al respecto, Emilia comentó: “Carmina es una obra muy conocida, considerada la más famosa, más tocada y más solicitada del mundo. Aquí en México Carmina Burana gusta mucho. Es una obra apasionada que lleva sentimientos de erotismo y sensualidad. Por otro lado, el personaje de Carmen se presta mucho —por los sentimientos que expresa— a crear coreografías extraordinarias. También es muy querida y muy conocida”.

“Carmina se hace sin intermedio y es bastante larga, casi una hora, pero ofrecerlo al público como una obra de una noche se nos hace un poco corto. Por eso otras compañías siempre combinan Carmina Burana con una obra para completar la noche. Por eso para la primera parte escogimos Carmen, que, aunque es una versión más corta, es muy completa. El espectáculo completo dura dos horas”, agregó Emilia.

El coreógrafo de la compañía añadió una historia a Carmina Burana, que originalmente es una colección de diversas canciones: La narrativa está situada en un lugar del campo de Hungría, donde viven personas jóvenes que después del trabajo se juntan, bailan, beben, juegan, se divierten y aprovechan tiempo libre. En un día de estos, accidentalmente se cae del cielo un ángel y cambia toda la vida de los presentes.

La compañía se creó en Hungría en 1960. La labor de su fundador, Imre Eck, condujo a un cambio de paradigma, ya que modernizó el ballet ese país. La compañía se ha caracterizado por utilizar siempre elementos contemporáneos en sus montajes.

Desde 2005, la dirección de la compañía está dirigida por Balázs Vincze, artista galardonado con los premios Harangozó, Zoltán Imre y Seregi, así como con la Cruz de Oro del Mérito de Hungría. Así pues, a lo largo de 12 años, el Ballet Nacional Pecs se posicionado en una de las principales y más reconocidas compañías de ballet de aquel país.

“La compañía se destaca su profesionalismo, el carisma de los bailarines y su entrega, dan el 100 por ciento en el escenario, y tienen muy buena condición física y buena calidad de interpretación, además son buenos actores porque las obras que vamos a presentar requieren un cierto un grado de actuación, porque es importante transmitir transmiten lo que está pasando con los personajes”, agregó Emilia.

La representante del Ballet Nacional aprovechó para dar un mensaje a los habitantes de esta ciudad: “Los tiempos son difíciles… por el sismo que nos tocó vivir. La compañía está con el pueblo de México, están muy solidarios, y con esta obra pretenden cambiar un poco el ambiente y ofrecer un poco de relajación y de cultura. Este tipo de eventos (el sismo) no se pueden olvidar nunca, pero por lo menos que esas horas sean para disfrutar, descansar y ver algo diferente”.

@faustoponce