Los Cabos, Baja California Sur.— La espectacular arquitectura del hotel Viceroy Los Cabos —antes Mar Adentro— ofrece una cálida bienvenida a los asistentes a la Gala de Danza 2018. El escenario, situado al centro del inmueble y rodeado por múltiples albercas, fue testigo de una noche cargada de emociones, música y arte en la que el talento conmovió a los invitados mientras que el Mar de Cortés fungía como telón de fondo.

Durante cerca de hora y media, las paredes del hotel, diseñado por el arquitecto Miguel Ángel Aragonés, se convertían en grandes lienzos blancos en donde se proyectaba lo que sucedía en el escenario engrandeciendo cada movimiento, mientras que los balcones de las habitaciones se transformaban en lujosos palcos para observar con detalle un espectáculo en el que grandes artistas nacionales e internacionales, así como futuras promesas de la danza cautivaron al público.

Espectáculo multidisciplinario

Los primeros acordes de la pieza “Thunders and Lightnings”, compuesta por Ezio Bosso, acompañados por la proyección de un mapeo digital diseñado por el colectivo de Quixotic, en donde las paredes parecían cobrar vida, sirvieron como apertura.

Después, ataviada con un hermoso vestido rojo, hizo su aparición la mezzo soprano Denyce Graves quien inundó con su voz cada rincón del inmueble al interpretar “Mon coeur s'ouvre a ta voix” de Sansón y Dalila.

Llegó el turno de Mariana Carrillo, oriunda de Los Cabos y quien ha participado en las seis ediciones de la Gala, acompañada del bailarín mexicano Álvaro Montelongo, ambos estudiantes de la Universidad del Sur de California, ejecutaron con maestría el “Tercer Tema de Los Cuatro Elementos” de Paul Hindemith.

Cuando las luces se apagaron, una hermosa parvada de cisnes inundó el recinto, eran las pequeñas bailarinas de la escuela local Danza Téllez, quienes tuvieron la oportunidad de formar parte de la Gala acompañando a Beckanne Sisk y Chase O’Connell mientras bailaban el segundo acto del Lago de los Cisnes con una coreografía de Marius Petipa y Lev Ivanov.

El programa transcurrió con una pieza de danza contemporánea a cargo de Juliano Nunes y Morgan Lugo. Al terminar, la pequeña Angelina Jordan —ganadora del programa Norway’s Got Talent en el 2014—, sorprendió con su voz cantando junto al guitarrista Iván Mendez un cover del tema “Back to Black” de Amy Winehouse.

Las sorpresas continuaban, Ashley Lew, la ganadora más joven de la medalla de oro del Youth America Grand Prix de Nueva York, deleitó en el escenario, así como Tiler Peck, una de las bailarinas principales del ballet de Nueva York, quien bailó con el joven mexicano Andrés Zúñiga.

William Close, inventor de la “Earth Harp” —un arpa cuyas cuerdas se extendían a 300 metros de altura hacia uno de los edificios—  brindó una experiencia musical única con lo que arrebató los aplausos del público.

El cartel del espectáculo, fundado y diseñado por la bailarina Christina Lyon de la mano de Lourdes Téllez, se completó con la presencia de los bailarines Jake Tribus, Enrique Bejarano, Lil Buck, Daniel Ulbricht, Denys Drozdyuk y Lex Ishimoto, estos últimos interpretaron una pieza de danza contemporánea titulada “Tres Hombres”, acompañados al piano por el mexicano Jorge Viladoms.

La noche cerró con la participación de los estudiantes de la escuela de Danza Téllez, mientras el público animado aplaudía al ritmo de “Despacito”.

[email protected]