Un avión de TransAsia Airways con 58 pasajeros y tripulantes se estrelló en un río poco después de despegar desde un aeropuerto en el centro de Taipéi, en un accidente que dejó al menos 23 muertos y dos decenas de desaparecidos.