Las constantes amenazas de 120 caracteres de Donald Trump contra los migrantes en Estados Unidos ha generado una riada de 50 indocumentados diarios hacia Canadá, obligados a buscar refugio tras sus fronteras, lo que ha disparado las solicitudes de asilo a un número no visto en poco más de un cuarto de siglo en este país. Según un estudio publicado por el Pew Research Center, en el 2017 Canadá recibió 50,420 solicitudes de asilo, cifra que duplica las 23,930 que recibió en 2016. Los mexicanos ocuparon la sexta posición por número de solicitudes, con un incremento de 483% respecto a 2016.

El número de peticiones de asilo recibidas por Canadá en 2017 fue el más alto desde que se creó la Comisión de Inmigración y Refugio de Canadá (IRBC por sus siglas en inglés) en 1989, destacó el Pew, un centro de investigación no lucrativo con sede en Washington. De los casos referidos en 2017, los solicitantes de asilo de Haití (8,286) tuvieron la mayor cantidad de solicitudes, seguidos por Nigeria (5,575) y Turquía (2,197).

Los migrantes mexicanos, por número de solicitudes, ocuparon la sexta posición. En el 2017 presentaron solicitudes de asilo 1,459 mexicanos, un incremento de 483% con respecto al 2016, año en que solicitaron asilo sólo 250 migrantes mexicanos. Estos números no llegan al alto volumen que se registró en 2008, y que provocó la imposición de la visa para México en 2009. Según el diario canadiense The Globe and Mail, Ottawa habría condicionado al gobierno mexicano la eliminación del visado siempre que el número de solicitudes no rebasara las 3,500 por año.

Este incremento en solicitudes de asilo se atribuye en parte a la política migratoria de Justin Trudeau de brazos abiertos en atención a quienes huyen de los horrores de la guerra en sus propios países, en respuesta a la adoptada por Donald Trump, que restringió los viajes a Estados Unidos para los ciudadano de países musulmanes.

No obstante, y como indica el estudio, el gran incremento de los solicitantes de asilo de 2017 se debe a migrantes ilegales que residían en Estados Unidos, y que buscan refugio en Canadá huyendo de las políticas antiinmigrante de Donald Trump. De las 50,420 solicitudes de asilo presentadas en al 2017 ante las autoridades canadienses, 20,593 fueron realizadas por migrantes irregulares.

El Ministerio de Inmigración de Canadá reportó que en promedio entran diariamente unos 50 inmigrantes por un punto de entrada no oficial en Lacolle, Quebec. En respuesta, funcionarios del gobierno canadiense han advertido a los centroamericanos y haitianos que viven en Estados Unidos que sus solicitudes de refugio pueden ser rechazadas si ingresan ilegalmente a Canadá, lo que podría resultar en la deportación si no se obtiene protección legal a través de otro programa

Debido a los múltiples frentes antiinmigrantes abiertos por Trump, el gobierno de Canadá se ha preparado para que la oleada de migrantes ilegales que buscan entrar al país se incremente aún más, luego de que el gobierno de Estados Unidos anunciara que no renovará el programa de Estatus de Protección Temporal para aproximadamente 195,000 inmigrantes de El Salvador. Esta medida amenaza también a los inmigrantes de Honduras, Yemen y Somalia.

luis.martinez@eleconomista.mx