“En México vemos con creciente preocupación los ataques a la libertad de prensa, de expresión y publicación, siendo que México es hoy uno de los países con mayor número, si no es que el de mayor número de periodistas asesinados (…) constantemente se atacan las ideas que no son iguales a las que imperan en el gobierno actual y constantemente hay un ataque contra periodistas, articulistas, personas que opinan, periódicos, que no es digno, para nada, de un gobierno democrático”.

Fueron declaraciones de Roberto Banchik Rothschild, director general de Penguin Random House (PRH) para México, Centroamérica y el mercado hispano en Estados Unidos, en conferencia de prensa, en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL Guadalajara), por la presentación de las actividades de la Unión Internacional de Editores (IPA, por su sigla en inglés), de la cual integra el consejo ejecutivo y en la que se incorporará como miembro del Comité de Libertad de Publicación en enero próximo.

“La legislación y el marco legal defienden a la libertad de expresión como una garantía. El problema es en la práctica y lo difícil que es cuando desde la autoridad se ataca impunemente”, añadió quien estuvo acompañado por la editora brasileña Karine Pansa, vicepresidenta de la IPA, y el editor mexicano Hugo Setzer, expresidente de este organismo internacional.

Banchik Rotschild se ha asumido como vocero del gremio editorial mexicano durante la presente administración. En su discurso en ocasión de los Premios Caniem 2021, en noviembre pasado, no solo fue crítico con la “nula ayuda” gubernamental para hacer frente a la piratería; además señaló que “es el mismo gobierno el que pretende apropiarse de contenido protegido por contratos y el derecho de autor, pasando por alto el estado de derecho”.

Difícil actuar contra la propia autoridad

Este lunes, el director regional de PRH añadió que “es difícil actuar cuando la propia autoridad, al margen de las leyes, es la que está constantemente atacando. Entonces, no es un tema legal, creo que es un tema de decencia, de creer en la democracia, en que las diferentes opiniones y voces que componen una democracia la fortalecen, porque fortalecen el debate inteligente; de otra manera es un diálogo de sordos u, olvídense del diálogo, es un monólogo de sordos”.

Declaró que las preocupantes cifras de periodistas asesinados en el país —siete en lo que va del presente año y al menos 145 desde el año 2000, de acuerdo con Artículo 19— si bien no son un problema exclusivo de este gobierno, dado que es el resultado de varios procesos gubernamentales, “sí es un problema que este gobierno tampoco ha logrado resolver ni parece que tenga mucho interés en hacerlo, y esto es gravísimo porque México no es formalmente una zona de guerra y se mueren más periodistas en México que en cualquier parte del mundo que pueda tener una situación de guerra. Nos atañe a todos”.

Compromiso con la Agenda 2030

Acto seguido, el presídium invitó a incorporarse a Juan Luis Arzoz Arbide, presidente de la Cámara Nacional de Industria Editorial Mexicana (Caniem) y a Marisol Schulz Manaut, directora general de la FIL Guadalajara, quienes, a nombre de las instituciones que representan, suscribieron el Pacto de los Editores por los Compromisos del Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, compromiso asumido por la IPA el año pasado.

El documento, hasta ahora con más de 150 empresas y organizaciones firmantes de la cadena del libro alrededor del mundo, explicó Karine Pansa, “destaca diez puntos sobre cómo el sector del libro en general puede trabajar para convertir los retos actuales en acciones para un sector editorial más sostenible y resistente”. Adelantó que la IPA organizará un simposio en febrero próximo para definir el camino a seguir.

“No es un problema de derecha o de izquierda, es un problema de totalitarismo, de gobiernos no democráticos y dictatoriales, que hay muchos y están haciendo una importante avanzada en todo el mundo. Ahí es donde tratamos de entrar e incidir, por lo menos resaltándolo, haciéndolo notar”, dijo Roberto Banchik Rothschild, director regional de Penguin Random House