Este lunes la asociación AstraZeneca/Oxford publicó resultados preliminares de su vacuna, que está en fase 3 de ensayos en humanos. Esta mostró una eficacia comprendida entre un 70% y un 90%, en función de la manera en la que sea administrada.

Antes, Pfizer/BioNTech y Moderna, anunciaron que sus vacunas tienen una eficacia del 95%, igualmente según ensayos preliminares.

La ventaja de la vacuna AstraZeneca/Oxford es que se conserva a temperaturas de solo unos grados, mientras que las otras dos necesitas mantenerse a temperaturas muy bajas.

Rusia y China también están realizando ensayos con cada una de las vacunas desarrolladas nacionalmente.

Los dirigentes del G20 prometieron el domingo “no retroceder ante ningún esfuerzo” para garantizar un acceso igualitario a las vacunas contra el Covid-19, una voluntad matizada en cambio por la canciller alemana, Angela Merkel, “preocupada” por la lentitud en los avances en la materia.

“No retrocederemos ante ningún esfuerzo para garantizar el acceso asequible y justo [a las vacunas, test y tratamientos] de todos”, escriben en su declaración final de su reunión de dos días por videoconferencia.

Por su parte, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió que “existe un riesgo real de que los más pobres y vulnerables sean pisoteados en la estampida por las vacunas”.

Para evitar que los países más ricos compren todas las dosis de las vacunas, que en los primeros meses estarán disponibles en cantidades limitadas, la OMS puso en marcha un mecanismo llamado ACT-Accelerator, que debe permitir distribuir de manera justa las vacunas y otros posibles tratamientos.

Para ello se necesitan 4,300 millones de dólares inmediatamente, recordó Ghebreyesus, y el año que viene se necesitarán 23,800 millones más.