Chicos y grandes se congregaron en distintos puntos de la República Mexicana para observar el eclipse solar que duró poco más de 2 horas y media y que no se había observado desde la década de los noventa en México.