El Economista presenta una serie de datos financieros, tecnológicos, de audiencias y premios para mostrar la evolución de uno de los eventos deportivos más importantes del planeta: el Super Bowl.