El atribulado Gobierno de Grecia sobrevivió el miércoles a un voto de confianza crucial para evitar una moratoria de su deuda, mientras miles de manifestantes lanzaban insultos en los alrededores del parlamento.