Bruselas, Bélgica. La Unión Europea apuesta 2,000 millones de euros a dividir entre dos mega proyectos de investigación, uno que ofrece un mapa detallado del cerebro humano y otro que indaga los usos del material ultrafino conocido como grafeno.

Los ganadores, seleccionados entre un total de 26, del programa FET (Future and Emerging Technologies), un concurso puesto en marcha por la Unión Europea que trata de impulsar el desarrollo científico y tecnológico dentro de sus fronteras, recibirán cada uno una subvención de 1,000 millones de euros dependiente del programa Horizon 2020. El dinero se entregará por partes durante los próximos 10 años.

PROYECTO DEL CEREBRO HUMANO

El Proyecto del Cerebro Humano (HBO, por su sigla en inglés) usará computadoras 1,000 veces más potentes que las de hoy para elaborar el modelo más detallado jamás alcanzado del cerebro humano. El modelo simulará los efectos de ciertos medicamentos y drogas, a fin de mejorar los conocimientos sobre las enfermedades neurológicas.

Además, la comprensión del funcionamiento del cerebro -de cómo maneja miles de millones de impulsos neurológicos y billones de sinapsis- podría llevar a cambiar el paradigma para el sector de la computación.

El impacto económico y cultural de esa transformación podría ser enorme , dijo Neelie Kroes,vicepresidenta de la Comisión Europea.

El HBP se distinguirá de la Inteligencia Artificial clásica en que ésta tiene como reto diseñar algoritmos que produzcan un comportamiento inteligente -explican los investigadores del proyecto-. No importa si los algoritmos son biológicamente realistas, lo que importa es que sirvan, el comportamiento que produzcan. En el HBP hacemos algo completamente diferente. La meta es construir modelos que capturen lo que sabemos del cerebro gracias a la experimentación […] ciertamente trataremos de trasladar nuestros resultados a la tecnología, pero a diferencia de la AI clásica, nos basaremos en lo que realmente sabemos del cerebro y su circuitería. En otras palabras, nuestros modelos aprenderán de la misma manera que el cerebro, nuestra esperanza es que desarrollen el mismo tipo de comportamiento inteligente .

El jefe del proyecto, Henry Markram, profesor de neurociencia en la École Polytechnique Fédérale de Lausana, en Suiza, dijo hace pocos días que la iniciativa no sería posible sin financiamiento del premio. La industria farmacéutica no lo pagará, las empresas de computación no lo pagarán, y se trata de una ciencia fundamental , comentó Markram. Este es un proyecto que absolutamente necesita financiamiento público .

RUMBO AL VALLE DEL GRAFENO

El proyecto del grafeno interesa especialmente al mundo de la electrónica de consumo. El proyecto está liderado por el profesor Jari Kinaret, de la Universidad de Chalmers, en Suecia, pero incluye a otros 100 centros de investigación en los que trabajan otros 136 científicos.

El grafeno, el material más fino del mundo, conduce la electricidad mucho mejor que el cobre, es quizás 300 veces más fuerte que el acero y contiene propiedades ópticas singulares. Su grosor es de un átomo y es considerado el primer material bidimensional que existe.

La historia del grafeno nos enseña que la ciencia aún nos puede sorprender , dijo Kroes. Es como un milagro .

Entonces, ¿han oído hablar del Valle de Silicón , preguntó Kroes . ¿Qué zona de Europa quiere ser conocida como el Valle del grafeno? Esa es la pregunta de 1,000 millones de euros .

Las principales aplicaciones del grafeno son para hacer más rápidos, flexibles y funcionales los dispositivos electrónicos, hacer componentes ligeros y tener baterías avanzadas. Los productos nuevos que han integrado la tecnología del grafeno, son rápidos, flexibles y fuertes. A largo plazo, se espera que el grafeno juegue un papel muy importante en el nuevo paradigma computacional y revolucione las aplicaciones médicas tales como las retinas artificiales.

El reparto del programa Horizon 2020 está siendo discutido por el parlamento europeo y se espera que ambos proyectos comiencen su andadura oficial en 2014.

Cada uno de los proyectos inicialmente recibirá 54 millones de euros del presupuesto de investigación de la Unión Europea, una cantidad que será igualada por los gobiernos nacionales y otras fuentes. Una financiación adicional dependerá de si alcanzan ciertos hitos dentro de los primeros 30 meses, pero a lo largo de una década, podría ascender a 1,000 millones cada uno.