La noche de este martes, trabajadores agremiados al Sindicatos Nacional Democrático de la Secretaría de Cultura (SNDTSC) dieron por terminado el paro laboral que sostuvieron desde el pasado lunes 10 de junio, toda vez que, anunciaron, se llegó a un acuerdo con las autoridades administrativas de la dependencia en favor de sus derechos laborales, los incrementos de salario y la instalación de mesas de diálogo para el mejoramiento de las condiciones de trabajo de cada una de las áreas de trabajo en el rubro, como previamente se había informado por este diario durante el seguimiento del paro laboral.

A través de un comunicado, el SNDTSC anunció que a partir de este martes se instalaron mesas de trabajo resolutivas para la atención de las problemáticas internas en cada una de las unidades administrativas y órganos administrativos desconcentrados. De igual manera se dijo que queda establecida una mesa para la revisión del incremento salarial adicional al salario que hizo oficial la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) el pasado viernes 14 de junio.

En dicho anuncio se estipuló que aquellos trabajadores del Estado que perciban hasta 100,000 pesos anuales recibirán un incremento del 3% después de impuestos. Para aquellos trabajadores que perciben más de 100,000 y hasta 150,000 pesos anuales, serán acreedores al 2% de incremento salarial, mientras que quienes reciben un sueldo superior a los 150,000 y hasta los 200,000 pesos al año tendrán un incremento del 1% del salario. También se hizo oficial el incremento salarial adicional del 3.35% por ciento producto de la inflación que, como menciona el comunicado del gremio sindical, estará todavía en discusión toda vez que se espera conseguir una mejora.

También se dio a conocer que no habrá sanción alguna para quienes participaron en dicho movimiento. 

“Hemos acordado -autoridades y esta representación sindical- trabajar de manera conjunta para atender las necesidades de los trabajadores/as, y, a partir de ello, fortalecer el desarrollo y alcance de la cultura en el país”, se puede leer en el documento compartido con esta redacción.

Además se compartió que las autoridades de la dependencia se comprometieron a resolver en los inmediato la dictaminación pendiente de plazas, la emisión de talones de pago, la credencialización de las trabajadoras y los trabajadores de Cultura, la liberación de plazas para garantizar el derecho de la base de trabajadores al escalafón y otras demandas planteadas por los integrantes del mencionado gremio sindical.

El Economista acompañó los hechos desde el jueves 6 de junio, cuando los trabajadores no sindicalizados de la dependencia o llamados “de confianza”, realizaron un paro de labores en la defensa se sus prestaciones y por la pugna a favor de la revisión de sus contratos, a fin de ser considerados como trabajadores de base, puesto que expresaron su temor por el riesgo a perder varias de sus prestaciones adquiridas, por la gran mayoría, cuando formaban parte del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

Asimismo, este diario se ocupó de incluir todas las voces y posturas involucradas en el conflicto; dio voz, por ejemplo, al director general de Administración y Finanzas de la Secretaría de Cultura, Hugo Huesca Granciano, quien, entre otras cosas, confirmó el compromiso de la institución para trabajar junto con los trabajadores no sindicalizados con el afán de poder entender cuál es la clasificación en la cual se encuentra uno u otro.

Confirmó a este diario la revisión de catálogos de puestos, donde, en congruencia con las responsabilidades de la Secretaría de Cultura, se pueda definir si los llamados “de confianza” están mal clasificados y considerar la posibilidad de que se les clasifique de otra manera, para, así ponerlo a la consideración de las autoridades competentes y que cambie su estatus.

A partir de este miércoles, todas las actividades de la dependencia, así como las del Museo de Culturas Populares, Unidades Regionales y las Bibliotecas México y Vasconcelos, se ofrecerán con normalidad.

[email protected]