Falta mucha información respecto al uso medicinal de cannabis, expresaron los integrantes de la Asociación Mexicana de Investigación de Cannabis (Amexicann),que  surgió para promover, impulsar, desarrollar y difundir investigación científica sobre los componentes de estas plantas. Además, trabajan con universidades y centros de investigación para formar una red de investigadores.

Para esta asociación es importante que todo el marco regulatorio permita llevar a cabo estudios sobre el uso terapéutico (padecimientos, dosis, condiciones) y fomentar que su manipulación esté basada en ciencia, se eliminen mitos respecto de productos milagro, pero también la satanización y las malas visiones que hay sobre el producto.

“A partir de estos principios podemos garantizar que los productos sean seguros, eficaces y con la calidad necesaria para ser consumidos por la población”, explicó el doctor Luis Fernando Hernández Lezama, integrante del comité científico de Amexicann.

Esta asociación tiene un convenio con la Universidad Nacional Autónoma de México, donde participan académicos de esta institución, para recoger la experiencia en la construcción de modelos de investigación del estado del arte (lo más nuevo que hay) sobre tecnologías analíticas, de diseño de formas farmacéuticas, tecnología de desarrollo y alternativas de consumo, que sean adecuadas particularmente al modelo mexicano.

Manuel Lara, miembro fundador de esta asociación, agregó que su misión es investigar, y si no funciona, decirlo, con todo y sus efectos. Empezar por revisar bibliografía y referencias arbitradas que se hayan generado en todo el mundo.

“Existe una buena base, tanto de experiencia en México para el desarrollo de productos y para la utilización de la información en general. En cuanto la ley esté lista y nos diga cómo actuar, estamos en condiciones de comenzar por los protocolos”, agregó Hernández Lezama.

Un marco regulatorio complejo

Lara refiere que hablar de cannabis es complejo, porque se tienen que contemplar todas las actividades que van a desarrollar las industrias y cierto mercado, en el caso del cannabis debe haber una regulación específica para procesos de cultivo, tanto de siembra, cosecha, transportación, manipulación, suministro, empaquetado o envasado y distribución.

“Esto apenas es lo básico, por otro lado, para la investigación ya existe normatividad a nivel mundial y ésa puede ser aplicada para este caso, además México tiene infraestructura para su investigación”.

En el Legislativo, la discusión se ha presentado en intervalos, pero los participantes de Amexicann aseguran que hay apertura, “parte de los comentarios que se han hecho a los proyectos de ley ha venido desde el comité científico para tratar de contemplar todas las aplicaciones y el beneficio social”.

Se han realizado distintos foros, tanto en Senado como en la Cámara de Diputados, para discutir el tema “hay apertura, porque es un tema que te lleva a los extremos, por un lado, tiene muchos estigmas, y por otro, hay una gran necesidad de regularlo, esto requiere de mucho diálogo y distintas voces”.

Vale la pena dar la batalla por cannabis

El doctor Hernández Lezama dijo que existen casos anecdóticos sobre enfermedades atendidas con cannabis como la epilepsia refractaria o el dolor crónico de largo plazo, para los que no tenemos hoy tecnología segura (sin efectos adversos).

“Lo que la asociación pretende es garantizar que eso que se dice en pequeños grupos, es aplicable a grandes grupos y que no es sólo por las características exclusivas de las personas que dicen haber utilizado estas herramientas, o en su caso diferenciar entre las características de la persona y dar diagnósticos adecuados”.

Concluyó que el cannabis ha generado productos con una tradición de uso, “no se trata de una molécula nueva de la que no sepamos nada, incluso está en el consumo humano desde principios de la humanidad. Esto nos da una ventaja porque no es lo mismo hacer investigación de fase 2 y 3, que se realiza para el desarrollo de una molécula nueva, que cuando uno hace estudios de no inferioridad, en el cual el volumen de población que se requiere es mucho menor, éste sería el caso para cannabis”.

Sobre cannabis en México: se espera que pronto se genere la ley, después se habla de un instituto regulador de cannabis, con un etiquetado presupuestal que permitiría que instituciones de gobierno participen en distintas etapas, posteriormente podría entrar la producción (siembra y cosecha), con un impuesto especial.

[email protected]