Alex, el primer huracán de la temporada en el Atlántico, tocó tierra el miércoles en Tamaulipas, y aunque se debilitó a tormenta tropical, remanentes dejaron a su paso en Monterrey una captación de hasta 700 milímetros, 60,000 personas desalojadas y destrozos en diversas localidades.