Una colección de Alebrijes, figuras extraordinarias que reflejan el imaginario popular de los artesanos mexicanos, viajarán el próximo año a Francia, para presentarse en el Festival Cultural Francés.

El director del Museo de Arte Popular (MAP), Walter Boelsterly Urrutia, comentó a Notimex que un gran grupo de estos seres fantásticos originarios de México, mezcla de lo real y lo imaginario que funde caprichosamente diferentes animales en un sólo cuerpo, deambularán por seis ciudades de ese país, en el marco del Año de México en Francia.

Serán seis ciudades, pero no tenemos confirmado ni la cantidad ni el tamaño de las piezas, porque no han iniciado las mesas de trabajo con el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y la Secretaría de Relaciones Exteriores, instancias que coordinan el proyecto , dijo.

La travesía de estos monumentales seres es parte de la estrategia de fortalecimiento de la política de coo­peración cultural entre ambas naciones, con miras al 2011, el año de América Latina en Francia.

El 2011 es un año que Francia dedicará a México, habrá varias exposiciones mexicanas por diferentes partes del país europeo , indicó Boelsterly.

De acuerdo con el también museógrafo y curador, además de las figuras surgidas de la inspiración y talento creador de artesanos mexicanos, se presentarán algunos de los personajes alusivos a la Independencia y Revolución Mexicana.

Para el titular del MAP, el hecho de que las figuras atraviesen el Atlántico y se den a conocer en el país galo, no es un triunfo del Museo de Arte Popular, sino de los artesanos mexicanos.

Son ellos quienes han estado ahí, nosotros sólo estamos tratando de retomar los lugares que se habían perdido. Representamos una parte de México, somos el vínculo logístico entre la producción artesanal y el público , expresó.

Los alebrijes representan una propuesta estética derivada de la combinación de formas y colores.

Su origen es incierto, existen distintas versiones acerca del mismo.

La más difundida es la de los Linares, que cuenta que Pedro Linares, cartonero radicado en la ciudad de México, enfermó de gravedad escuchando en sus delirios la exclamación de estas criaturas: íalebrijes! íalebrijes! , comenzando así su tradición familiar.

Los alebrijes se fabrican en dos ramas artesanales principalmente: cartonería, que es representativa de la ciudad de México y madera tallada, en San Antonio Arrazola, Oaxaca.

En ambas ramas, los alebrijes son elaborados por nuestros artesanos con extraordinaria paciencia y creatividad. Son piezas únicas, metáforas pintorescas que expresan los más variados sentimientos humanos, como gozo, burla, furia o felicidad.