“Hola. Soy Ai Weiwei. Este es un mensaje para mi querida gente mexicana. Durante esta crisis de coronavirus, en la que el mundo entero se está ausentando, en este momento trágico les deseo todo el bien y espero que todos ustedes puedan quedarse en casa y mantengan el ánimo en alto”, dijo a través de un video publicado por el influyente artista y disidente chino a través de las redes sociales, dedicado a la población de este país en el marco de la contingencia por la propagación del coronavirus y la curva ascendente de contagios de Covid-19.

El video fue compartido por el Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC) donde, en el 2019, el artista visual y activista por los derechos humanos presentó “Restablecer memorias”, su primera exposición en solitario en América Latina, con un homenaje y un servicio de información monográfica sobre los 43 estudiantes desparecidos de Ayotzinapa, Guerrero, en el 2014, misma que también se exhibió desde diciembre y hasta el pasado 15 de marzo en el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey (Marco).

“Sé que (esta crisis) es difícil para la gente común y que es aún más complejo para los mexicanos, así que desde aquí quiero expresar mi más grande preocupación, compasión y apoyo por (una preponderante) justicia social para los mexicanos. Debemos permanecer juntos, solo así lo vamos a superar”, agregó el también videoasta.

El mensaje además fue replicado por el curador de la muestra en el MUAC, Cuauhtémoc Medina, también curador en jefe del recinto expositivo universitario, quien agregó:

“Mensaje de Ai Weiwei a los mexicanos: #Quédateencasa y necesidad de solidaridad y vigilancia. Hagamos caso de las medidas más estrictas de distanciamiento social”.

El vínculo del artista chino ha sido más que perecedero y ha trascendido el rigor expositivo de la muestra en el museo de Ciudad Universitaria.

Durante la pasada edición del festival de cine de Sundace, en enero de este año, estrenó el largometraje documental “Vivos”, el cual, a través de testimonios de familiares y amigos de los estudiantes desaparecidos, así como otros miembros de la sociedad en la ciudad guerrerense, relata las consecuencias de la perpetuación de la violencia, la desaparición forzada y la impunidad. Dicho documental pudo apreciarse durante la décima edición del Festival Internacional de Cine de la UNAM, que se efectuó del 5 al 15 de marzo.