Un príncipe es despojado de su reino y acude con un duque para que le ayude a recuperarlo. Durante su estancia en los aposentos del duque, el príncipe se enamora de las dos hijas de su anfitrión y ellas, a su vez, del huésped en cuestión. Así comienza un juego en donde ellas lucharán por el amor del susodicho, mientras que el príncipe deberá decidirse por una de las dos.

La anterior es la premisa de la obra El príncipe ynocente de Lope de Vega, que reinicia temporada este lunes 5 de febrero en el teatro La Capilla, producida por la compañía Efe Tres, dirigida por Allan Flores, Fernando Memije y Fernando Villa, con la actuación de Fernando Villa y Salvador Petrola.

Allan Flores ahonda sobre el proyecto: Es de las menos conocidas de Lope de Vega, incluso no hay registro de que se haya montado y eso fue un aliciente. Entre Fernando Memije, Fernando Villa y yo seleccionamos el texto y montamos el proyecto. Buscábamos un texto que tuviera un juego interesante a nivel de escena, y que no tuviera corridas de versos largos, sino que fueran cortos y dinámicos .

En el montaje de Allan, la historia presenta una variación interesante: Todo inicia con dos personajes que están en la cárcel y que no tienen nada que hacer, y entonces se ponen a contar la historia del príncipe. Así que entre los dos, con los recursos que tienen en su celda, interpretan cerca de 16 personajes, en un estilo que se conoce como ñaque.

Los actores están vestidos como presos y los objetos que tiene a la mano son los elementos que utilizamos para el público entienda que interpretan a un personaje determinado: vamos planteando de que la baraja de cartas que usan en prisión se parece al abanico de las damas, así que cuando interpretan a las damas, pues traen su abanico ; el que use un gorrito es el rey; el recogedor es el bastón del viejito del pueblo, por ejemplo. Es decir, cada personaje tiene cierto elemento y ayuda para que el público sepa de qué personaje estamos hablando , nos dice Allan.

Para la compañía Efe Tres, el interés de realizar este montaje responde a la inquietud de ofrecer una obra clásica alejada de todo convencionalismo y de falsos conceptos sobre este tipo de teatro . Y es que los directores están convencidos de que los temas que se abordan son universales.

Se habla de amor, de abuso de poder y justicia: El príncipe hace y deshace, y al final es perdonado porque es príncipe, porque es de la realeza y se le puede perdonar todo lo que haga. La historia tiene sentido para el público actual porque son dos presos que están encerrados injustamente, y cuentan la historia de un príncipe que bien puede ser un político un empresario o un presidente, que roban, que dan pruebas falsas de VIH o tratamientos de quimioterapias que no funcionan y final no les pasa nada, como ocurre con el príncipe. Los dos presos que llevan años encerrados, son personas normales que no tiene un dedo mágico que los señale y los salve de todas las injusticias , nos dice Allan.

Hace tres meses en el teatro El granero, El príncipe Ynocente cumplió 100 representaciones, lo que se volvió una sorpresa para todos los que integran la obra: Es un éxito para un proyecto independiente. No tenemos a ningún actor súper famoso ni un texto fácilmente digerible, tampoco es la súper producción, pero le apostamos a la teatralidad, a la diversión y a jugar con el texto e involucrar al público . Posteriormente, lz obra se ha presentado en el foro La gruta (Centro Cultural Helénico) y en el foro Antonio López Mancera (CENART).

El príncipe ynocente se presentará todos los lunes de febrero a las 8 de la noche en el teatro La Capilla.

@faustoponce