En el DF sucede una maravilla cada Semana Santa: la ciudad se queda sola. Una buena cantidad de chilangos, crisis económica o no, salen de vacaciones a la playa más cercana. Acapulco, pues, se llena en la misma proporción que la ciudad de México se vacía. Y como pocas ocasiones en el año, los chilangos que nos quedamos podemos disfrutar de la ciudad como si se tratara de un eterno domingo.

Esta vez quiero recomendarle un paseo muy adecuado para estas vacaciones primaverales. San Ángel es un barrio lleno de encanto. Los vecinos de la colonia lo saben y desde el año pasado organizan una serie de sucesos para atraer turistas de todas partes y especialmente del propio DF a sus calles, plazas y museos.

El recorrido podría empezar por el Museo del Carmen (Av. Revolución 4) donde se puede visitar la exhibición permanente de la historia del recinto. Además, el museo sigue con la tradición de poner el altar de Dolores en honor de la virgen Dolorosa, un bonito espectáculo para creyentes y no creyentes.

Podría luego cruzar la Av. Revolución para ir al Centro Cultural Isidro Fabela, ahí en la Plaza de San Jacinto (si es sábado, le va a tocar día de tianguis). En el Isidro Fabela hay conciertos de música barroca y otro altar a la Dolorosa; éste, creado por el artista Humberto Spíndola y que lleva como pieza principal una virgen Dolorosa que forma parte de la colección del Franz Mayer. Para mayor información de todo el programa que ofrece en estos días el Centro Cultural Isidro Fabela, visite su página: www.isidrofabela.com

¿Ya tiene hambre? Camine un poco (el ejercicio nunca está de más) a la Plaza Loreto, donde encontrará comida para todos los estilos y presupuestos, desde comida rápida hasta cocina de autor. Una vez saciado el apetito, ¿por qué no se da una vuelta por el Museo Soumaya? El Soumaya presenta la exposición Flores y fieras, una selección de arte fauvista. Estas vacaciones, el museo ofrece talleres para niños con el objetivo de que conozcan esta corriente artística, una de las primeras vanguardias del siglo XX. Saliendo del museo, recorra los pasillos de Plaza Loreto donde se expone Imagen, tiempo y rito, muestra del fotógrafo Fidel Ugarte, fotografías de templos del siglo XVII y XVIII, lugares del nacimientos de la fe católica en México.

Otra buena caminata le llevará al Museo Carrillo Gil, uno de los más importantes recintos de arte contemporáneo del país. En el Carrillo Gil hay dos exposiciones para no perdérselas. Por un lado, Tiempos violentos, una revisión del acervo del museo que usa como eje temático la violencia.

Por el otro lado, está El incesante ciclo entre idea y acción, un conjunto de 10 proyectos contemporáneos que exploran al artista como sujeto social.

Vamos a internarnos más en las calles de San Ángel, tanto que lleguemos a la Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo (Diego Rivera esquina Altavista). En la casa de Diego y Frida se presenta la colección de Judas de los dos artistas, así como se expone el cuadro Lucila y los Judas , una de las obras de caballete más importantes de Rivera.

Ya para acabar, ¿qué tal si lleva a la familia a un parque? El parque de la Bombilla, el más tradicional de San Ángel, sede del plácidamente horrendo monumento a Álvaro Obregón, le espera. El Sábado de Gloria, la Bombilla atestiguará una gran quema de Shimos, tradicionales figuras diabólicas traídas desde Santa Rosa Xochiac, Puebla. Son Judas enormes, de hasta 9 metros de altura. No vaya a usted también a salir quemado, véalos desde lejitos.