A casi un mes de que el Senado de la República realizara modificaciones a la Ley General de Salud, donde todo mexicano mayor a 18 años se convierte en potencial donante de sus órganos una vez que haya fallecido, la encuestadora De las Heras Demotecnia dio a conocer que 52% de los mexicanos no están enterados de dicha modificación. 

Dichas modificaciones todavía no son constitucionales, fueron turnadas a Cámara de Diputados.

El documento de “De las Heras Demotecnia” reveló que el 76% afirmó que al momento de fallecer donaría sus órganos con fines médicos, y sólo el 17% lo negó rotundamente dicha acción. En tanto, el 44% de los mexicanos está dispuesto a recibir órganos de personas fallecidas; sin embargo, existe un 20% de la población que no está dispuesta a recibir un trasplante.

Hasta este 18 de abril el Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra) muestra en su plataforma que 21,840 personas están en lista de espera por un órgano, 65% de ellos son por riñón, 32% cornea, 1.6% hígado, seguido en menor valor corazón, páncreas y pulmón.

El estudio alertó que 70% de los mexicanos cree que existen organizaciones criminales dedicadas al secuestro para extirpar órganos.

Sobre los cambios propuestos por la Cámara de Senadores, la mayoría de los mexicanos están de acuerdo con estas modificaciones, ya que el 61% opina que esto salvará más vidas ya que se incrementará el número de donantes, sin embargo, el 39% piensa que estos cambios violan el derecho de decisión de los ciudadanos y los obliga a donar sus órganos.