En el Tec de Monterrey, tenemos ya más de 30 años con clases virtuales por lo cual un buen porcentaje de nuestra comunidad académica ha vivido la modalidad, así lo comentó Beatriz Palacios. directora de Innovación Educativa y Aprendizaje Digital del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

“A pesar de lo anterior, como institución el reto fue grande al llegar la pandemia porque implicaba movilizar en una sola semana, las más de 50,000 sesiones que eran normalmente presenciales y a los 90,000 alumnos y 10,000 profesores que no todos tenían experiencias previas en formatos a distancia.

Clases presenciales

Beatriz Palacios comentó en entrevista con El Economista que regresar a clases presenciales ha sido un gran reto en cuanto a ir midiendo la forma de desplegarlas de acuerdo a como se han dado las condiciones en cada ciudad donde tenemos Campus. Sin embargo, para los alumnos, ha sido grato el recobrar la socialización y la interacción presencial a la que estaban acostumbrados.

“No ha sido sencillo y tanto para alumnos como para docentes, ha sido un gran reto acostumbrarse a vivir el regreso con las limitantes necesarias para los cuidados que deben seguir experimentando por cuestiones de prevención y sanidad”.

Clases híbridas

Para la directiva el construir toda la oferta flexible y estar preparados para el regreso paulatino a las aulas, “se integró un equipo de trabajo desde las escuelas y algunas áreas centrales, destinado a organizar todo: planeación de la oferta, definición del porcentaje de cursos para cada modalidad, selección de materias propicias para cada modalidad), preparación de los docentes con herramientas y capacitación en las modalidades; equipamiento de aulas y espacios en general para clases híbridas; programación de grupos, etcétera.

En el Tec se diseñó un modelo especial para asegurar la vivencia de los alumnos de forma homologada en las modalidades digitales, “tratando demantener la mayor cantidad de sincronía para no afectar de forma drástica lo que el alumno y profesor ya vivían en el contexto presencial; es decir, nos basamos en nuestros modelos que ya teníamos en digital, pero flexibilizando algunos aspectos que facilitaran la adopción para aquellos que no estaban familiarizados con la modalidad.

“Por un lado, se diseñaron formatos para los cursos totalmente a distancia, los cuales estaban apoyados en el uso de sesiones sincrónicas que sustituían las sesiones presenciales y en las cuales se promovía aprendizaje activo y uso de diversas herramientas que facilitaban las actividades a distancia; por otro lado, se diseñaron dos formatos para los cursos híbridos, siempre enfocados a que el alumno que así lo requería pudiera mantenerse a distancia; en estos formatos híbridos, el alumno a distancia contaba con accesos a las sesiones presenciales las cuales eran impartidas desde salones que se diseñaron para facilitar la interacción simultanea entre profesor y alumnos presenciales y remotos”.

Planes

Para enero de 2022, “el ITESM está trabajando en construir una oferta mayormente presencial e híbrida con algunas sesiones totalmente a distancia que son pertinentes para la modalidad y que nos permiten seguir ofreciendo opciones para aquellos que aún no puedan regresar a la normalidad”, concluyó Beatriz Palacios.

patricia.ortega@eleconomista.mx