Washington.- La propuesta para construir un museo nacional dedicado al arte, la historia y la cultura de los latinos recibió un empujón del secretario del Interior de Estados Unidos.

Ken Salazar, uno de los hispanos con mayor rango en el gobierno, dijo que exhortará al Congreso a que apruebe la creación de un Museo Smithsoniano Latino, solicitado por una comisión federal. El funcionario habló en una entrevista con The Associated Press antes de la difusión del informe el jueves.

Dijo que un edificio de ese tipo estaría en consonancia con el plan del Servicio de Parques Nacionales para el National Mall, una explanada de jardines en el centro de la capital estadounidense frente al Capitolio, con monumentos nacionales y los museos Smithsonianos.

El plan contempla convertir un espejo de agua frente al Capitolio en una plaza cívica.

Salazar dijo que muchas de las contribuciones de los latinos a la nación, que datan de antes de la fundación de Estados Unidos, nunca han sido reconocidas y merecen un espacio en el National Mall, entre las principales atracciones culturales del país.

"Mi propia opinión es que la futura fuerza de Estados Unidos dependerá de que Estados Unidos sea incluyente con todos los de su pueblo", dijo. "En el Estados Unidos de hoy, tenemos más de 50 millones de estadounidenses que son de ascendencia latina".

Como secretario del Interior, Salazar dirige la oficina que supervisa los recursos naturales y el ambiente del país, incluso parques nacionales y perforación submarina. Su puesto no corresponde con el del ministerio del Interior que se usa en otros países.

Una copia del informe de la comisión obtenido por The Associated Press dice que el museo representaría el patrimonio de los latinos que ha estado ausente en el Smithsoniano.

"El Mall, más que cualquier otro espacio público en nuestro país, relata en efecto la historia de Estados Unidos, y sin embargo, esa historia no está completa", escribió el presidente de la comisión, Henry R. Muñoz III.

Un informe del Smithsoniano que data de 1994, titulado "Willful Neglect" (Negligencia deliberada), descubrió que los hispanos en Estados Unidos eran los únicos contribuyentes importantes para la civilización estadounidense que no eran reconocidos permanentemente en el complejo de museos.

El Museo Latino se uniría al Museo Nacional Smithsoniano del Indigena Estadounidense y al futuro Museo Nacional de Historia y Cultura Afroestadounidense, que se prevé sea inaugurado en cuatro años. Ha habido cierta reticencia en el Congreso a añadir más museos étnicos por temor a que puedan tener un atractivo enfocado a una minoría.