Así es como Telcel puede sacarle el primer jugo a su banda de 5G

Telcel, luego de hacer con 100 Megahertz de frecuencias nacionales en la banda de 3.5 GHz, podría configurar productos de Internet inalámbrico fijo y las pistas de ello están en los reportes a Bolsa de la compañía y lo que sus filiales realizan en otros mercados latinoamericanos.

Telcel habría invertido una cantidad muy superior a 1,563.84 millones de pesos (70 millones de dólares) por los 50 MHz que fueron de Axtel para crecer su espectro de 5G. Foto: Especial.

Telcel se ha convertido en un periodo de seis meses en el principal tenedor de frecuencias del espectro de 3.5 Gigahercios, un banda internacionalmente identificada entre las más idóneas para ofrecer servicios de quinta generación (5G) por el mercado. Telcel adquirió en abril 50 MHz que fueron de Telmex y en junio otros 50 MHz que eran de Axtel, los concesionarios originales de todas esas señales.

La compañía cuenta ahora con un paquete de 100 MHz nacionales de aquella banda que son suficientes para iniciar el despliegue de un producto específico de telecomunicaciones, como un Internet inalámbrico de alta velocidad para hogares y pymes o evaluar la combinación de ese espectro con las tecnologías del Internet de las cosas (IoT), inteligencia artificial (AI) y otras también avanzadas para vender servicios de valor agregado entre las industrias automotriz, del agro o el turismo, donde México ocupa posiciones en los top ten mundiales de cada una de ellas. 

Telcel también podría considerar el mero resguardo de estas bandas un tiempo más, debido a la coyuntura económica que vive la industria de telecomunicaciones por causa de la pandemia del coronavirus, que afecta las inversiones de todo el sector —Grupo Televisa, competidor de Telcel/Telmex en telecomunicaciones, redujo 18.8% su inversión a redes en el segundo trimestre— y también de cara al concurso de más espectro 5G que el regulador mexicano dispondrá en las bandas de 600 MHz y de 3.5 GHz en el año 2021.

La operadora reportó para el segundo trimestre del año 2020 un nivel de Ebitda de 38.8%, equivalentes a 24,420 millones de pesos y un punto porcentual más frente al dato del mismo trimestre de 2019. Sin embargo, dijeron analistas, está en Telcel arriesgar ese nivel “óptimo” en un producto 5G masivo, cuando existen predicciones de que la economía mexicana se contraerá más de 10% en el año por la Covid-19 y ante que AT&T y Movistar, los competidores directos, no dan muestras aún de empezar con 5G en México en este 2020.

Telcel, además, habría invertido una cantidad muy superior a 1,563.84 millones de pesos (70 millones de dólares) por los 50 MHz que fueron de Axtel y haber pensado todavía antes en una compensación económica también para Telmex por la cesión de su tramo de 3.5 GHz.

Después de la compraventa con Axtel, la empresa Radiomóvil Dipsa, controlante de Telcel, cuenta hoy con espectro en prácticamente todas la bandas disponibles en México para comunicaciones móviles masivas. En cuanto a la banda de 3.5 GHz, Telcel tiene allí el 66.6% del espectro disponible hasta este mes de julio; el otro 33.3% está en poder de AT&T y ese operador puede optar por el resto de las frecuencias, hasta 150 MHz, que todavía deberán reordenarse en dicha banda para el próximo proceso licitatorio de 5G.

Podría entenderse que Telcel ha crecido, gracias a Telmex y Axtel, su capacidad espectral en 3.5 GHz para aumentar su cobertura de telecomunicaciones en el país, ya en 80% en red 4G para el 2019. Pero el momento económico y la situación regulatoria que vive la misma empresa y todo el holding de América Móvil (AMX), hace pensar que esa no es la intención de la compañía, una misión que además es deber del gobierno federal impulsar, aunque la tecnología 5G sí puede ayudar a incrementar las coberturas, dijeron expertos.

La misma AMX ha manifestado en foros que no puede crecer más su cobertura por causa de la política sectorial mexicana y en su primera conferencia del año con analistas financieros manifestó que entre sus planes para el año 2020 en México y Brasil estaba ofrecer productos con calidad en latencia de red e infraestructura mejorada allí, donde más crece el consumo de datos.

“Lo evidente es que Telcel tiene una estrategia de contar con un espectro razonable; bastante para prestar servicios de alta velocidad.  Esa banda es una de las principales identificadas para 5G, de las más apetecidas (…) 100 MHz le permite prestar grandes servicios en velocidad, calidad y latencia, pero también el 5G requiere de gran despliegue de infraestructura y complementando con fibra óptica, para mandar grandes cantidades de datos por fibra, porque siempre se tendrá así mayor capacidad de transmisión”, platicó Germán Arias, consultor en telecomunicaciones y anteriormente regulador en la CRC de Colombia.

Telcel entonces podría contratar capacidad en la fibra óptica de Telmex, el primer operador del país en ese rubro por sus cerca de 300,000 kilómetros de redes de ese tipo. Meses atrás, América Móvil prometió que Telcel invertiría en la expansión de su red propia y que usaría redes fijas del brazo mayorista de Telmex y otras infraestructuras, como la Red Compartida de Altán, si le era permitido ofrecer servicios de video en el mercado mexicano.

Germán Arias espera que las primeras pruebas de 5G ocurran más aceleradamente este año en América Latina y que las ofertas llegue aquí antes del año 2023 y que el enfoque de los operadoras a éstas no vayan a “exacerbar la brecha digital” en la región; que su existencia sí aporte a la expansión de la conectividad a otros sectores de la población más necesitada.

De momento, Telcel sólo tiene habilitado ofrecer servicios inalámbricos fijos a través de la banda de 3.5 GHz, por lo que puede adelantarse que la compañía ofrecerá productos de Internet de banda ancha a alta velocidad o esperar la habilitación para ofertas móviles y pagar además la contraprestación que entonces determine el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) para ese tipo de negocios.

Telcel estaría evaluando iniciar despliegues de 5G en los mercados rentables de cuyos ingresos el operador pueda compensar las inversiones a infraestructuras. La opción de los hogares es una alternativa razonable para entrar al negocio de 5G aquí, estimó Gerardo Mantilla, analista en Artifex Consulting:

“Los 100 MHz que tiene Telcel los puede utilizar sólo para la prestación del servicio fijo inalámbrico, entonces es un servicio a hogares o industrias o pequeñas y medianas industrias en servicios fijos, esa es una buena oportunidad, porque justamente por el confinamiento por el Covid-19, las personas necesitan un mejor servicio de Internet en hogares y espacios cerrados (…) Hay que tomar también en consideración que esa es una banda de frecuencias que para hacer una cobertura homogénea requiere mucha inversión porque el número de sitios en relación a las bandas de 800 MHz o incluso aquellas de AWS es más de diez a quince sitios frente a las bandas bajas”.

En Brasil, la filial Claro ha comenzado a evolucionar parte de su red 4G hacia 5G y allí uno de los primeros objetivos también es vender Internet inalámbrico de alta velocidad. Los proveedores principales de Claro son Ericsson, Nokia y Huawei y las compras consolidadas de América Móvil a los vendors son otra luz de lo que Telcel puede hacer en México.